Tabla genelógica de Bach (2)

Partituras

Su hermano, Johann Michael (19), fué organista en Gehren, cerca de
Arnstadt.Como compositor limitó su actividad, lo mismo que su hermano,
al repertorio de iglesia; escribió cantatas, motetes, y preludios para órgano. Entre sus hijos mencionemos sólo a María Bárbara (25) que fué la primera mujer de Joh. Sebastian.
En
los cuatro hijos de Joh, Christoph (18) la rama descendiente de
Heinrich (17) alcanza su mayor expansión.Todos fueron músicos: el mayor ,
Johann Nicolaus (21) fué organista del municipio y de la Universidad de
Jena. Fué muy apreciado como constructor de órganos y claves y compuso obras de toda índole, entre ella una opereta.
Su hermano Johann Chistoph (22) nunca se avino a buscar empleo fijo
sino que encontró su mayor placer en viajar. Fué maestro de clave en
Erfurt, en Rotterdam y en Inglaterra. Tuvo un hijo, clavecenista. El
tercer hermano , Johann Friedrich (23) fué organista; en 1708 sucedió en
esta calidad a Joh. Sebastian en la iglesia de S. Blas en Mühlhausen.
Del cuarto, Johann Michael (24) se sabe solamente que aprendió el oficio
de constructor de órganos, pero más tarde partió para los países
nórdicos sin volver nunca más; así que no se tienen noticias de él.

IR A BACH

Comentarios

El fandango

Partituras

El fandango

Danza cantada española. A tres tiempos y en un movimiento bastante rápido. Entre los tipos de danza castizamente españoles es uno de los más antiguos, de los más usados y más celosamente conservados. Con la rondeña, la malagueña,las murcianas, y las granadinas, forma un grupo que se confunde bajo la única denominación de fandango, no diferenciándose entre si más que en alguna variante en la armonía del acompañamiento y en la tonalidad. Se acompaña con guitarra y castañuelas. Entre copla y copla, la guitarra acompañante acostumbra ejecutar, a veces improvisándolos, pequeños y oportunos interludios. En Cataluña , durante la primera mitad del siglo XIX, el fandango adquirió cierta popularidad en algunos pueblosnde la región norte de la provincia de Lérida , acompañandose los bailadores con castañuelas de boj hechas por ellos mismos. Igual puede decirse de las provincias de Castellon de la Plana y de Alicante, donde era bailado en esta última al son de la guitarra, del guitarro y de las imprencindibles <Imagen
i>castañuelas. Según Gevaert, su ritmo tradicional es el mismo que el de la rondeña y de la malagueña
, esto es ternario, con movimiento rápido; marcado por dos tocadores de castañuelas que repiten dos veces los cuatro compases de la partitura, entre cada copla cantada. Sin embargo otros cantores emparentan el fandango con las seguidillas y le atribuyeron otra fórmulas rítmicas: Hawkins (1776) , que lo declara una danza favorita de los españoles, presenta un modelo de 6/8. Hacia el mismo tiempo, GLUCKen su ballet Don Juan (1761) y Mozart en Las bodas de Figaro (1786) emplearon modificándola más o menos , una melodía conocida en Viena bajo el título de fandango.

A. Adam incluyó en su ópera bufa Le toreador (1849) un fandango de fantasia. El Capricho español de Rimsky-Korsakov, termina con un fandango asturiano (1887). El número tres de la encantadora suite de Enrique Granados, Goyescas, de la que nació la ópera del mismo nombre, lleva el título del fandango del candil y la advertencia o leyenda escena cantada y danzada lentamente con mucho ritmo. el dibujo inicial el cual se basa todo el fragmento corresponde al ritmo designado por Gevaert como propio de las seguidillas.

Cante
Aunque en el principio fue cante para bailar, en la actualidad muchas de sus variantes son cantes para escuchar. Los temas suelen ser de carácter sentencioso, algunos con importante carga político-social o de tema amoroso. Se puede cantar acompañado con instrumentos o “a palo seco”, es decir, golpeando en una mesa con el puño cerrado para el primer tiempo y abriendo los dedos progresiva y rítmicamente para los otros dos.
La pluralidad de fandangos es inmensa aunque podrían sintetizarse en tres grupos:

a) Fandangos regionales (de Huelva, de Lucena, de Málaga…).

b) Fandangos personales o de creación propia (de El Gloria, de Pérez de Guzmán, de Vallejo, de Cepero…).

c) Por derivación nacen las malagueñas, rondeñas, granaínas y murcianas.
Algunos de los primeros intérpretes fueron El Niño de Cabra, Rafael Pareja, Pérez de Guzmán, El Gloria, etc., pero es Pepe Marchena quien aleja el fandango de los moldes clásicos regionales y lo populariza por completo. Manolo Caracol sigue otra línea, también personalista, pero llena de sentimiento y de jondura gitana. Las coplas son de cuatro o cinco versos octosílabos, que en ocasiones se convierten en seis por repetición de alguno de ellos.
FLAMENCO  TIENDA