Noticia: JOHANN SEBASTIAN BACH Y CARL PHILIPP EMANUEL BACH

Partituras

JOHANN SEBASTIAN BACH Y CARL PHILIPP EMANUEL BACH

(Carl Friedrich Abel en A General History of Music de Burney, 1789)

Se
Sebastian y su hijo Emanuel, en vez de ser directores de música en
ciudades comerciales, se hubieran dedicado a componer para la escena y
el publico de grandes capitales como Nápoles, París o Londres y para
ejecutantes de primera magnitud, hubieran sin duda simplificado su
estilo, más de acuerdo con el nivel de sus jueces. El uno hubiera
sacrificado todo lo absurdo y artificioso y el otro hubiera sido menos
fantástico y recherché, y ambos, componiendo en un estilo más popular y
generalmente inteliguble y ameno, hubieran extendido su fama, llegando a
ser, sin disputa, los más grandes músicos del siglo XVIII.

200 aniversario del Mozart español (Arriaga)

Partituras
JUAN CRISÓSTOMO DE ARRIAGA:
EL MOZART ESPAÑOL
Por José Enrique Peláez Malagón. Doctor en Historia del Arte (Universidad de Valencia).

Imagen

Juan Crisóstomo de Arriaga

Juan Crisóstomo de Arriaga Balzola, pese a su “juventud”, es
considerado como uno de los compositores más destacados en la historia
de la música española, más allá de la inevitable simpatía romántica que
despierta su temprana muerte, antes de cumplir los veinte años.

Arriaga nació en Bilbao el 27 de enero de 1806 y falleció en París el
17 de enero de 1826. En numerosas ocasiones los críticos españoles han
exagerado la falta de preparación académica de Arriaga para, de este
modo, hacer hincapié en sus extraordinarias cualidades naturales; pero
esta imagen en la actualidad tiende a matizarse resaltando la
importancia de la formación musical recibida tanto en sus primeros años
en España como en su posterior estancia en Francia.

Teatro Arriaga de Bilbao

Recibió sus primeras lecciones musicales de su padre, Juan Simón de
Arriaga, a la sazón, organista de la iglesia de Berriatúa. Más tarde y
dadas las cualidades del niño, el padre consigue que se convierta en
discípulo de Faustino Sanz, violinista de la capilla de música de la
basílica de Santiago. En esta misma época y pese a su juventud, empieza a
frecuentar las sociedades musicales, germen de las futuras sociedades
filarmónicas y orquestas en donde comienza a representar y a componer
sus primeras obras por las que es reconocido y admirado. Es en este
ambiente cuando a los once años compondrá el octeto Nada y mucho (1817),
para trompa, cuerda, guitarra y piano. A esta composición seguirán
otras en la misma línea, hasta que finalmente se decida, con trece años,
emprender obras de mayor envergadura como la ópera en dos actos que
lleva por título Los esclavos felices (1819).

Dadas sus
cualidades, su padre decide que ha de trasladarse a París para continuar
sus estudios musicales, de este modo en 1821, con quince años marcha a
la capital francesa matriculándose en su conservatorio en donde
estudiará contrapunto y fuga con Fétis y violín con Baillot. Su rápido
progreso y sus grandes dotes para la composición, hicieron posible que a
partir del curso 1823-1824 fuera nombrado profesor ayudante de Fétis y
comenzase a impartir las disciplinas de las que sólo dos años antes era
un alumno.

La primera obra importante que escribe en París será
una fuga a ocho voces llamada Et vitam venturi, obra de concurso que
fue premiada y que se perdió tras la muerte de Arriaga. A ésta siguió
una serie de Tres cuartetos acerca de los cuales afirmaba Fétis que “…
es imposible imaginar nada más original, más elegante, ni escrito con
mayor pureza que estos cuartetos…” Finalmente, en los últimos dos años
de su vida, compondrá una obertura pastoral para su ópera Los esclavos
felices, una Sinfonía grande orquesta en cuatro tiempos, una Misa en
cuatro voces, un Salve Regina y un Stabat mater para coro y orquesta,
además de varias arias, duos, cantatas y quintetos.

El
inesperado y prematuro fallecimiento del compositor fue la causa de que
la obra de Arriaga permaneciera desconocida hasta mediados de la década
de los ochenta del siglo XIX, momento en el que un descendiente del
bigrafiado recupera algunas piezas, en especial cuartetos, que entrega a
la sociedad de cuartetos de Bilbao, quien se hace eco de ellos
representándolos en sus actuaciones en los distintos salones de la
capital vasca. En 1887 se crea en Bilbao la comisión permanente Arriaga,
presidida por Emiliano Arriaga (descendiente del compositor) y cuya
finalidad será la de dar a conocer la obra de Juan Crisóstomo por medio
de las representaciones de sus piezas, así como la obtención de
beneficios con los cuales poder dar a la imprenta y por tanto difundir
por otras sociedades españolas esas mismas piezas.

Centrándonos
ya estrictamente en la obra del compositor, ésta se puede dividir en
tres grandes géneros. Por un lado su obra religiosa, por otro la
sinfónica y finalmente la dramática, todas ellas abarcan un total de
unas veintitrés piezas, algunas de las cuales se han perdido, otras no
están publicadas, pero conservadas en el Museo Arriaga, y finalmente
otras publicadas a finales del siglo XIX de las que se sospecha la
existencia de algunos cambios introducidos al darlas a la imprenta.
Circunstancias, todas ellas, que han dificultado enormemente la
catalogación de la producción musical.

Sus obras más
importantes, consideradas por algunos como obras maestras, son La
sinfonía a grande orquesta, los Tres cuartetos y la obertura para los
Esclavos felices. Todas ellas revelan una técnica muy sólida y un gran
dominio de la forma. Recuerdan en gran medida a otras composiciones de
Mozart, Cherubini o Rossini, si bien todas ellas tienen el sello
personalísimo de Arriaga. Esta circunstancia se puede observar en los
Tres cuartetos, en donde si bien comienza con un tipo de sonata clásica
que debe mucho a alguno de los compositores anteriormente señalados,
introduce en ella una serie de nuevos y originales elementos que la
acercan al Romanticismo musical y que son verdaderas innovaciones y
creaciones propias de Juan Crisóstomo, tal es el caso de la introducción
de movimientos en forma de rondó, o la inversión en el orden de la
presentación de los temas o de la recapitulación.

Si de alguna
forma se ha de concluir esta breve biografía, no puede ser otra que
señalando el hecho de que la temprana muerte y la posterior pérdida de
los escritos del compositor, ocasionaron que la obra, pese a su
importancia, no pudiese ejercer ninguna influencia en la música española
de las décadas posteriores, circunstancia que contrasta grandemente con
la valoración altamente positiva que a lo largo del siglo XX han
realizado sobre la misma los críticos e historiadores musicales.

CATÁLOGO DE LAS OBRAS DEL COMPOSITOR:

Obra religiosa:

· Audi benigne

· Misa 4V

· O salutaris

· Stabat Mater, op. Nº23 (1822)

Obra instrumental:

· Nada y mucho, octeto, (1817)

· Overtura nonetto, op. Nº1 (1818)

· Patria, op. Nº3 (1818)

· Tema variado en cuarteto, op. Nº17 (1822)

· Obertura en Re M, op. 20 (1821)

· Variaciones sobre el tema de “La húngara” para violín con acompañamiento de bajo ad libitum, op. 22

· Variaciones sobre el tema de “La húngará” en cuarteto, op. 23 (1822)

· Marcha militar

· Sinfonía a grande orquesta

· Tres cuartetos

· Tres estudios de carácter

Obras vocales y dramáticas:

· Agar

· Agar et Ismael

· Edipo (Aria de Polinicio)

·
Erminia. Scéne lyrique-dramatique en un acte et deux tableaux, d´prés
un épisode du poème “La Jerusalem Délivrée” de Torquato Tasso.

· Los esclavos felices, ópera (1820)

· Ma tante aurore (All´Aurora)

· Medea (aria)

Melisma

Partituras

Melisma

Gupo de notas de paso que forman parte obligada de la
melodía. Se aplica particularmente este nombre a los dibujos ligados y
flexibles que adornan de manera rica y delicada un gran número de obras
de canto gregoriano
como
también otro de las antiguas escuelas y que, demasiados desarrollados
para poder ser reducidos a fórmulas y expresados por signos abreviativos
, inauguran el arte fecundo de la gran variación melódica. Los
responsos aleluyáticos y los graduales nos ofrecen, en el repertorio litúrgico .
Durante
la edad de oro de la ópera italiana, la parte de los melismas llegó a
ampliarse en el canto dramático hasta el abuso; pero esto que no era
para los virtuosos más que una ocasión de hacer brillar la belleza de su
órgano vocal y la perfección de su técnica, ha llegado a ser a veces
para los compositores un potente medio de expresión.

Pero en
donde se mantienen constante y libremente las tradiciones lejanas, sin
cesar renovadas y vivificadas, de la melodía melimáticaes sobre todo en
la música instrumental. Su cadena se contonúa en Bach, Beethoven, César Frank.
En
la lengua inglesa se da este mismo nombre de melisma . a toda clase de
aire o de melodía que no consiste en una pura declamación.

Petenera

Partituras

Petenera

Canción popular española propia de la región andaluza,
que es donde adquirió mayor importancia, extendiendose a toda España .
Su melodía exhibe un lirismo melacólico con giros y movimientos
característicos de la canción andaluza, aunque de ella están ausentes
los melismas propios
del canto flamentco. Su denominación se hace derivar de paternera (del
pueblo de Pterna, Almería) y por corrupción en el lenguaje vulgar se
convirtió en petenera. Existen dos tipos, la clásica y la moderna; esta
última debe considerarse como una variante en modo menor , bastante
alejada de la antigua; en la tonada moderna se manifiesta la tonalidad
en modo menor del todo concreta, con cadencia conclusiva sobre la dominante,
cosa
que no sucede en latonada antigua, que se manifiesta con señalada
imprecisión, tanto tonal como modalmente. La letra que sirve de tipo a
la petera moderna es :

Petenera, petenera
dame de un pecho un ramo.
!Niña de mi corazón!
¿quién le ha dicho al picarón
que petenera me llamó?

Parte de melodía:

Imagen

Los Ibéricos

Partituras

Los ibéricos

Imagen

El “boom” musical que El Bis y Los Ibéricos representan en escena, se empezó a fraguar en los míticos 60’s, con la fundación de Los Ibéricos y sus cuidadas versiones de la mejor música instrumental de la época (The Shadows, Ventures, Spotnicks, etc.)
De los antiguos Ibéricos, que prestan su nombre al grupo actual, siguen resistiendo dos de los fundadores, Jesús Lacoma (guitarra solista) y José Francisco Orna (guitarra bajo). Completan la formación, la batería de José Antonio Ruizalejos y los teclados de José Luis Catalán.

En el año 2001 se incorpora Carlos Gargallo, auténtico “showman”, fiel réplica y seguidor incondicional de ELVIS PRESLEY. Carlos adopta el nombre artístico de EL BIS y, desde ese momento, pasa a encabezar los carteles cual reencarnado Rey del Rock.

Una cuidadosa puesta en escena y un correcto montaje musical y el impresionante derroche de facultades que EL BIS prodiga en sus actuaciones, mantienen un altísimo nivel en el escenario. En algún paréntesis aparece la magia instrumental de LOS IBERICOS para, seguidamente, recuperar el alto voltaje y explotar con fuerza ante el espectador.

Los asistentes disfrutan la diferencia entre la música en lata y la música en vivo. Diferente. De muchos octanos. Algo que no te debes perder.

Calderón. Teoría musical.

Partituras

Imagen
El calderón

Es un signo en forma de semicirculo con un punto
en su interior. Se coloca encima o debajo de una nota o pausa y su
efecto en interrumpir, a voluntad, la marcha del compás en esta nota. Lo
voluntario en la duración de este efecto, hace que este signo aparezca ,
con preferencia, en la última nota de una obra.

Sobre un compás entero de pausa en todas las voces o pausa general el calderón significa generalmente un acortamiento y no un alargamiento.

El oboe

Partituras

ImagenEl oboe
________

El oboe es un instrumento pertenece a la familia de viento madera.

Su cuerpo es un tubo cónico formado por 3 secciones: la superior, la inferior y la parte del pabellón. El diámetro de la abertura mide 0,47 cm en la parte más alta y 1,58 cm al comienzo del pabellón. El pabellón se abocina un poco y termina con un anillo de metal. Por el otro extremo es por donde se inserta el tubo de la lengüeta, adaptada por medio corcho; la lengüeta es doble y de 0,63 cm de ancho y está atada al tubo mediante un hilo enrollado. La longitud del instrumento, incluida la lengüeta es aproximadamente de 64,77 cm; la lengüeta y el tubo de metal sobresalen unos 6,35 cm. La afinación del oboe puede variarse, aunque muy ligeramente, metiendo o sacando la lengüeta.

Los oboes están hechos habitualmente de madera. Las maderas más apropiadas son granadillo, palo rosa, madera de coco y de ebonita.

Algunos tipos de oboe son:

Corno inglés: Se diferencia con el oboe por el tamaño, la campana, y de una pieza de metal saliente en el extremo para sujetar la lengüeta. Está afinado en Fa, una quinta inferior que el oboe.
De amor: Más grande que el oboe, está afinado en La, una tercera inferior que el oboe.
Su sonido ha sido descrito como acre, nasal, penetrante, áspero, cortante y ronco. Estos adjetivos representan las cualidades más obvias de la doble lengüeta, cualidades que lo distinguen de otros instrumentos.

En la orquesta
La sección de los oboes se compone de dos oboes y un corno inglés o de tres oboes y un corno inglés, aunque también hay otros casos especiales.
Además de los usos melódicos descritos, los oboes pueden reforzar a los violines y a las violas doblándolos al unísono. Si se combinan con otras maderas pueden dar agudeza a los acordes del viento, y un carácter marcado a las figuras rítmicas. La duplicación del oboe y el clarinete al unísono es potente.
El procedimiento que se emplea para utilizar la sordina es introducir un pañuelo por su pabellón.

Mozart

Partituras

Wolfgang Amadeus Mozart
____________________________________

Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, Austria,27 de enero 1756 – Viena, 5 de diciembre 1791). Compositor austriaco.

Las dotes prodigiosas de un niño(1756-1762)
Mozart
nació el 27 de enero de 1756 en Salzburgo (Austria). Fue bautizado con
los nombres de Johannes Chrysóstomus Wolfgangus Theophilus Mozart
[Pertl]; más tarde se haría llamar Wolfgang Amadeus (siendo este último
un sinónimo latino del griego zeofilos, ‘que ama a Dios’). Fue el último
hijo de Leopold Mozart, músico al servicio del príncipe arzobispo de
Salzburgo. Su madre se llamaba Anna María Pertl.

La casa natal de
Mozart se encuentra en Getreidegasse n.º 9 de la ciudad de Salzburgo.Se
trata de una casa de tres plantas, que actualmente se destina a museo
con gran cantidad de objetos de la época y algunos instrumentos del
Mozart niño. Es uno de los lugares más vistados de Salzburgo y una
especie de «meca» para músicos de todo el mundo.

Debido a la
altísima mortalidad infantil en la Europa antigua, Wolfgang y su hermana
María Anna —conocida familiarmente como Nannerl— fueron los únicos
sobrevivientes de siete hijos. Desde muy niños mostraron asombrosas
facultades para la música, sobre todo Wolfgang; para él, la música y las
matemáticas eran tan naturales como los juegos para cualquier otro
niño.

A los cuatro años practicaba el clavicordio; y componia
pequeñas canciones y minuetos de considerable dificultad; a los seis,
tocaba con destreza el clave y el violín. Podía leer música a primera
vista, tenía una memoria prodigiosa y poseía una inagotable capacidad
para improvisar frases musicales.

Definitivamente, no era un niño
común. Su progenitor era un hombre inteligente, orgulloso y religioso.
Creía que los dones musicales de su hijo eran un milagro divino que él,
como padre, tenía la obligación de cultivar.

Leopold componía y
daba clases de música.

El año del nacimiento de Wolfgang publicó un
libro sobre el arte del violín, que tuvo éxito y lo hizo famoso. Después
del nacimiento de Wolfgang, salvo las tareas propias de su cargo,
abandonó todo para dedicarse de manera exclusiva a la formación de su
hijo. Fue exigente como padre y como profesor, en todo momento estuvo al
tanto de la formación de Wolfgang, para guiarlo como hombre y como
artista.

Cuando el niño iba cumplir seis años de edad, Leopold
decidió exhibir las dotes musicales de sus hijos ante las principales
cortes de Europa. Según los primeros biógrafos de Wolfgang, su padre
«quiso compartir con el mundo el milagroso talento de su hijo…»; en la
actualidad se cree más bien que lo explotó. Lo cierto es que su figura
autoritaria y opresiva marcaría al joven Amadeus para toda su vida.

Primer viaje(1762-1763)
El
12 de enero de 1762, la familia entera partió hacia Múnich; tocaron
ante el emperador Maximiliano José II y continuaron hasta Viena. La
permanencia en esta ciudad —uno de los centros principales de la música—
culminó con dos recitales ante la familia imperial en el palacio de
Schönbrunn.

El pequeño Wolfgang causaba sensación en cada
concierto. El dinero recolectado en este viaje no fue tanto como los
elogios recibidos. Podría decirse que éste fue un viaje de prueba para
Leopold. El 5 de enero de 1763, los Mozart retornaron a Salzburgo. El
viaje había durado poco menos de un año.

El gran viaje(1763-1766)
Este
gran viaje de los Mozart empezó el 9 de junio de 1763. Durante tres
años y medio recorrieron las principales ciudades de Europa, cosechando
grandes éxitos. En Viena fueron llamados a palacio por la emperatriz
María Teresa. La emperatriz quedó encantada con el niño Wolfgang
Amadeus, tanto, que incluso lo sentaba en su regazo y lo besaba.

Fue
allí también donde cierta ocasión, al resbalar por el piso lustroso y
caer, Wolfgang fue auxiliado por la princesita María Antonieta, que años
después sería guillotinada durante la Revolución Francesa.

En
Versalles, los Mozart tocaron ante el monarca Luis XV. La anécdota
cuenta que en esa ocasión, la amante del rey, la altiva Madame de
Pompadour, no permitió que el niño Wolfgang la abrazara por temor a que
se estropeara su traje.

En Londres causaron la admiración del rey
Jorge III; durante este viaje el joven músico compuso su primera
sinfonía y conoció a Johann Christian Bach, hijo menor de Johann
Sebastian Bach (aunque en esa época tenía mucho más éxito que su padre,
quien era conocido como «el padre de Johann Christian Bach), quien
ejercía gran influencia sobre su obra.

En Holanda deslumbró
tocando el órgano más grande y complicado del mundo, y compuso su primer
oratorio, a los nueve años de edad.

Cada presentación del joven
Wolfgang Amadeus era una exhibición de su virtuosismo con el clave y el
violín (se cuenta que ya en esa época podía tocar el teclado con los
ojos vendados), y dejaba a los espectadores maravillados improvisando
sobre cualquier tema que le proponían.

A esa edad ya sabía ser
galante y dedicaba a las damas de la nobleza sus primeras sonatas para
violín y clave. La familia regresó a Salzburgo el 30 de Noviembre de
1766.

Sus primeras óperas(1766-1769)
En septiembre de 1767,
Mozart viajó a Viena acompañado por su padre y su hermana Nannerl. Esta
vez ya no para demostrar sus habilidades de «niño prodigio», sino para
desarrollar sus facultades de compositor.

En la ciudad imperial
desarrolló una intensa actividad: escribió conciertos, sinfonías, misas,
oratorios, cantatas y también sus primeras óperas, como la que hizo por
encargo del monarca José II: la ópera bufa La finta sémplice (‘La
fingida tonta’).

Los músicos de la época en Viena, vieron en el
talento del niño una amenaza para sus puestos y comenzaron las intrigas.
No creían que con sólo once años, pudiera escribir tan buena música, y
decían que su padre era el verdadero autor de ellas. Las cosas se
complicaron: hubo triunfos, pero también fracasos.

Un caballero de 14 años(1769-1770)
En
1769, Mozart ganó en Salzburgo la plaza de maestro de conciertos —gran
honor para un muchacho— …pero sin sueldo. Se le financió un viaje de
estudios a Italia, donde Leopold pensaba que Wolfgang Amadeus triunfaría
componiendo óperas.

Padre e hijo llegaron a Roma el 11 de abril
de 1770. En el Vaticano, Wolfgang Amadeus escuchó el Miserere de
Gregorio Allegri. Esta obra tenía carácter secreto, pues sólo podía
interpretarse en la Capilla Sixtina y su publicación estaba prohibida so
pena de excomunión.

Sin embargo, el joven compositor apenas
llegó a la posada donde se alojaba, escribió de memoria una versión muy
aproximada de la partitura completa. El papa Clemente XIV, admirado ante
el talento del músico de catorce años, no sólo no lo excomulgó sino que
lo nombró Caballero de la Orden de la Espuela de Oro, título que —a
pesar de los privilegios que otorgaba— nunca interesó a Mozart.

Otro
gran triunfo fue el estreno de la ópera Mitrídates, rey del Ponto,
estrenada en 1770, en Milán. Aprobando un examen que al resto de los
postulantes les llevó tres horas él resolvió en media hora, fue admitido
como compositor en la Academia Filarmónica de Bolonia, considerada el
centro de erudición musical de la época.

El ingreso de Mozart a
la Academia fue extraordinario, ya que aún le faltaba mucho para los
veinte años, edad mínima exigida por el reglamento. En ese lugar conoció
al padre Giovanni Martini, importante teórico de la música en aquel
tiempo, y por el cual Mozart siempre guardó un gran afecto.

El nuevo príncipe-arzobispo(1770-1772)
Mozart
realizó un segundo viaje a Italia, para asistir al estreno de su ópera
Ascanio en Alba. En 1771 regresó con su familia a Salzburgo, que por
entonces era un principado eclesiástico regido por un
príncipe-arzobispo. Se enteraron de la muerte del arzobispo
Schrattenbach, que siempre los había apoyado.

Comenzó entonces
una nueva etapa, mucho más difícil. Colloredo, el nuevo
príncipe-arzobispo de Salzburgo, se mostró autoritario e inflexible con
el cumplimiento de las obligaciones impuestas a sus subordinados. Mozart
fue confirmado en su puesto de maestro de conciertos; ahora recibiría
un modesto sueldo, pero su libertad poco a poco disminuiría, hasta el
punto de sentirse esclavizado. Este hecho influyó en su carácter.

Años de lucha(1772-1778)-
Padre
e hijo fueron a Italia por última vez en 1772. En Milán, Wolfgang
estrenó una ópera y escribió el motete Exsultate-jubilate. Buscó un
puesto digno y estable, pero en vano. Tuvo que regresar a Salzburgo. A
los 17 años, Wolfgang ya no podía pasar por «niño prodigio». Empezaba
ahora la lucha por la vida.

En 1773 hizo otro viaje a Viena, sin
resultados prácticos, pero positivo para su arte, ya que conoció el
nuevo estilo vienés a través de la música de Joseph Haydn. En enero de
1775 Mozart estrenó con gran éxito en Múnich su ópera La falsa
jardinera. Fueron para Mozart años fecundos: escribió óperas, sonatas
para piano, conciertos para violín, divertimentos, cuartetos y mucha
música sacra por encargo de su nuevo patrón.

Sin embargo, Mozart
se sentía prisionero, sentía que no progresaba y —sofocado por el
ambiente provinciano de Salzburgo—, en agosto de 1777 reclamó a al
arzobispo Colloredo la libertad para abandonar su puesto. Luego, en
compañía de su madre, inició un largo viaje a París. En una escala en
Múnich, conoció a la familia Weber y se enamoró la hija mayor, Aloysa.

En
Mannheim hizo amistad con un grupo de compositores de esa ciudad (la
cual era conocida porque sus orquestas —por primera vez en la historia
de la música—, exageraban la diferencia entre los pasajes suaves y los
fuertes; este estilo se dio en llamar «estilo de Manheim» y pocas
décadas después sería una característica principal del Romanticismo.

Opresión y liberación(1778-1781)
Wolfgang
Amadeus Mozart permaneció en París entre el 23 de marzo y el 26 de
setiembre de 1778, sin lograr mayores beneficios monetarios, pero
llegando a estrenar obras como la sinfonía París.

El 3 de julio
su madre murió de un infarto. Deprimido por esta muerte y por algunos
fracasos, Wolfgang decide retornar al servicio de Colloredo.
Melancólico, se detuvo en Múnich para proponerle matrimonio a Aloysa
Weber, pero ella lo rechazó.

Regresó a Salzburgo en enero de
1779. Colloredo le aumentó su salario, pero también sus obligaciones:
debía dedicarle mucho más tiempo a su cargo. Ese mismo año escribió la
Misa de la Coronación (KV 317).

En enero de 1781 estrenó en
Múnich Idomeneo, rey de Creta, su primera gran ópera. Estaba en
Augsburgo cuando fue llamado por Colloredo. Después de sus últimos
triunfos y de relacionarse con nobles casi de igual a igual, el trato
que le daba el arzobispo era humillante para él. Sus obras ya eran
apreciadas en toda Europa, pero Colloredo se complacía en subestimarlo,
tratándolo como a un vulgar criado. Finalmente, Mozart se rebeló; tras
una agria discusión, decidió renunciar. Así terminaban diez años, de
1771 a 1781, de tensiones y disputas casi constantes.

Matrimonio pese a todo(1781-1784)
Mozart
se instaló en Viena y vivió un año feliz. Intervino en conciertos,
impartió clases y escribió numerosas obras. 1782 fue el año de otra
ópera triunfal: El rapto en el serrallo.

En este año conoció, a
través del barón Gottfried Van Swieten, un entusiasta coleccionista y
aficionado musical, quien tenía en su poder una biblioteca con gran
cantidad de obras de compositores barrocos, entre ellos Georg Friedrich
Händel y Johann Sebastian Bach. Así toma contacto con los oratorios de
Händel y algunas obras de Bach, entre ellas El clave bien temperado.
Mozart asimiló los modos de composición de ambos, fusionandolo con el
propio, dando a la mayoría de las obras de este período un toque
contrapuntístico, apreciable en las transcripciones que hizo de algunas
fugas de El clave bien temperado KV 405, las fugas para piano KV 394, KV
401 y KV 426 (luego transcripta para cuerdas con el número de catálogo
KV 546). Pero por sobre todo, podremos ver la influencia de Händel y
Johann Sebastian Bach en la Misa en do menor KV 427.

Tras su
fracaso sentimental con Aloysa Weber, encontró consuelo en Constanze, la
hermana menor. Pero sabía que su padre Leopold no apreciaba a esa
familia. Quiso viajar a Salzburgo para presentarle formalmente a la
novia, pero varios eventos postergaron el temido viaje para enfrentar a
su progenitor.

El 4 de agosto de 1782, sin el consentimiento
paterno, Wolfgang Amadeus y Constanze se casaron en Viena. Para celebrar
la unión y para calmar a su moralista padre, Mozart compuso la
inconclusa Misa en do menor (KV 427). Pensaba estrenarla en Salzburgo
con Constanze como primera soprano solista. Sólo pudo hacerlo en agosto
de 1783, pero sería inútil. Deseaba demostrar a su familia que había
sabido elegir, pero Leopold y Nannerl jamás terminarían de aceptar a
Constanze.

Para colmo de males, su primer hijo murió el 19 de
agosto de 1783, al mes de nacido. De los seis hijos que Wofgang Amadeus
tuvo con Constanze sólo dos sobrevivieron: Kart Thomas y Franz Xaver.

El más grande compositor(1784-1787)
Para
diciembre de 1784, Mozart ingresó en la francmasonería, en la que
encontró un ideal filosófico. 1785 fue un año de gran actividad
artística y social. Wolfgang se sintió entusiasmado ante el aplauso que
los vieneses dispensaron a su música. Por entonces dedicó a Joseph Haydn
algunos cuartetos de cuerda.

La anécdota cuenta que, al oírlos,
Haydn manifestó a Leopold ante Dios que Wolfgang Amadeus era el más
grande compositor que hubiera conocido. Fue un gran periodo creador. En
1786 Mozart estaba en la cumbre. Estrenó la ópera Le nozze di Figaro
(Las bodas de Fígaro) con gran éxito y en 1787, en Praga Don Giovanni.

Tiempos de crisis(1787-1791)

La misa para difuntos(1791)(Réquiem en re m)
En
marzo de 1791, Mozart ofreció uno de sus últimos conciertos públicos en
Viena; tocó el Concierto para piano n.º 27 (KV 595). Su último hijo,
Franz Xaver, nació el 26 de julio.

Pocos días antes se presentó
en su casa un desconocido, vestido de gris, que rehusó identificarse, y
encargó a Mozart la composición de un réquiem. Le dio un adelanto y
quedaron en que regresaría en un mes. Pero el compositor fue llamado
desde Praga para escribir la ópera La clemencia de Tito, para festejar
la coronación de Leopoldo II.

Cuando subía con su esposa al
carruaje que los llevaría a esa ciudad, el desconocido se presentó otra
vez, preguntando por su encargo. Esto sobrecogió al compositor.

Más
tarde se supo que aquél sombrío personaje era un enviado del conde
Franz Walsseg, cuya esposa había fallecido. El viudo deseaba que Mozart
compusiese la misa de réquiem para los funerales de su mujer, pero
quería hacer creer a los demás que la obra era suya y por eso permanecía
en el anonimato.

Mozart, obsesionado con la idea de la muerte
desde la de su padre, debilitado por la fatiga y la enfermedad, muy
sensible a lo sobrenatural por su vinculación con la francmasonería e
impresionado por el aspecto del enviado, terminó por creer que éste era
un mensajero del Destino y que el réquiem que iba a componer sería para
su propio funeral.

Mozart antes de morir consiguió terminar tan solo 2 obras el resto solo dejó bocetos y notas para su discípulo.

El final de una vida trágica(1791)
La
salud del genio comenzó a declinar y su concentración disminuía. La
clemencia de Tito fue acogida con frialdad por el público. Al regresar a
Viena, Mozart se puso a trabajar en el réquiem encargado y preparó, en
compañía del empresario teatral y cantante Emanuel Schikaneder, los
ensayos de la ópera La flauta mágica. Ésta se estrenó con enorme éxito
el 30 de septiembre de 1791, con el propio Mozart como director.

Un
músico rival, Antonio Salieri, se hallaba entre el público. Por
entonces Mozart escribió el Concierto para clarinete (KV 622). En
octubre de 1791 su salud empeoró; caminaba con su esposa por un parque
cuando de pronto se sentó en una banca y muy agitado comentó a Constanze
que alguien lo había envenenado. Al poco tiempo quedó postrado en su
lecho.

Mozart sentía que ya no volvería a levantarse, pero quería
terminar su propia misa de difuntos y dictó a Süssmayer, su discípulo,
las indicaciones para completar el Réquiem KV 626. Pero le faltó tiempo.

El
5 de diciembre de 1791, Mozart fallecía a los 35 años de edad, en
Viena, ciudad que vio triunfar al niño y morir al hombre. Los médicos no
se pusieron de acuerdo sobre la causa de su muerte. Por negligencia fue
enterrado en una fosa sin lápida y jamás se le pudo ubicar.

La leyenda
Se
propagó el rumor de que Mozart había muerto envenenado por Antonio
Salieri, quien supuestamente odiaba su genio musical. Ésto sirvió de
inspiración para la ópera Mozart y Salieri, de Rimski-Kórsakov.Se llegó
incluso a afirmar que los restos de Mozart fueron perdidos para que no
quedaran huellas del homicidio.

Su Obra
La obra de Mozart fue
catalogada por Ludwig von Köchel en 1832. Comprende 626 opus. La
producción sinfónica e instrumental consta de:

41 sinfonías,
entre las que destacan la 35, Haffner (1782), la 36, Linz (1783), la 38,
Praga (1786) y las tres últimas (la 39, en mi bemol, la 40, en sol
menor y la 41, Júpiter) compuestas en 1788;
conciertos (27 para piano, 5 para violín y varios para otros instrumentos);
sonatas, que constituyen piezas clave de la música mozartiana;
música de cámara (dúos, tríos, cuartetos y quintetos);
61 divertimentos,
serenatas,
marchas; y
22 óperas.
Con
respecto a su producción operística, después de algunas obras
«menores», llegaron sus grandes títulos a partir de 1781: Idomeneo en
Creta (1781); El rapto del serrallo (1782), la primera gran ópera cómica
alemana; Las bodas de Fígaro (1786), Don Giovanni (1787) y Cosí fan
tutte (‘Así hacen todas’, 1790), escritas las tres en italiano con
libretos de Lorenzo da Ponte; La flauta mágica (1791), en la que se
reflejan los ritos e ideales masónicos, y La clemencia de Tito (1791).

El
grueso de la música religiosa que escribió forma parte del período
salzburgués, donde encontramos gran cantidad de misas como la Misa de
coronación, K.317, sonatas da chiesa y otras piezas para los diversos
oficios de la iglesia católica. En el período vienés disminuye su
producción sacra, sin embargo las pocas obras de caracter religioso de
este período son claros ejemplos de la madurez del estilo mozartiano.
Compone la monumental misa en do menor K.427 (la que queda inconclusa,
al igual que el Requiem), el motete Ave Verum Corpus K.618, y el Requiem
en re menor, K.626.

También compuso gran cantidad de obras
vocales y corales profanas, algunas de caracteristicas procaces y
libidinosas, como los cánones Leck mich im Arsch (lámeme el culo), K.231
y Leck mich im Arsch fein recht schön sauber (lámeme el culo hasta
dejarlo

250 aniversario del nacimiento de Mozart

Partituras
Mozart, ese milagro que Dios hizo nacer en Salzburgo
_________________________________________________________

Imagen

Aniversario. Wolfgang A. Mozart (1756-1791).

El
próximo 27 de enero se cumplirán los 250 años del nacimiento de
Wolfgang Mozart. Como en ocasiones similares (por ejemplo, en 1991,
cuando se cumplió el segundo centenario del fallecimiento del propio
Mozart, o en 2000, cuando se conmemoró el 250 aniversario de la muerte
de Bach), la maquinaria de la industria cultural se ha puesto en marcha
para inundar el mercado con todo tipo de productos relacionados con el
homenajeado.
¿Necesitaba esto Mozart?, se preguntarán muchos de
ustedes. Seguramente, no. La música de muy pocos compositores conoce hoy
mayor y mejor difusión (acaso sólo la de Bach esté en su mismo nivel)
que la que escribió en sus 35 años de vida este poliédrico músico
austriaco, ese “milagro que Dios hizo nacer en Salzburgo”, en afirmación
interesada, pero que muchos melómanos compartirán, de Leopold, el padre
omnipresente y castrador.

Dos siglos largos después de su
desaparición, y por encima de la imagen legendaria que haya podido
afianzar algún producto vinculado a la cultura de masas en nuestros
días, la figura de Mozart se nos presenta como la de un creador situado
en una encrucijada histórica, que, como bien analizó Norbert Elias, iba a
suponer la liberación de los músicos de los caprichos de sus
empleadores. Cuando Mozart se independiza, marchándose a Viena en 1781
para sobrevivir como compositor libre, estaba dando, acaso sin saberlo,
uno de los pasos más importantes de la historia de la música. Pero nada
de eso recordaríamos hoy si la obra artística del salzburgués no fuera
una de las más impresionantes que haya dejado nunca hombre alguno sobre
la tierra. En todos los géneros destacó, en todos dejó huella, en todos
su música se sigue oyendo hoy tan fresca y fragante como si acabara de
ser escrita. Más allá de las modas y los vaivenes estéticos de la
historia, siempre nos quedará Mozart.

Gentileza del Diario de Sevilla (digital)